jueves, 25 de junio de 2009

Regalo... El pavo real. Gracias Blanca

Blanka, Lo prometido es deuda, me ha emocionado con un maravilloso regalo: sus fotos del pavo real.


Y dejo aquí todas ellas, hermosas y de paso aprovechar para hacerle un pequeño homenaje y recordatorio a esta preciosa ave:


Quién no ha visto un pavo real y se ha quedado siempre alucinado con esas plumas regias, fastuosas, imponentes que llegan al éxtasis cuando se abren en la ceremonia de cortejo.
O tener en la mano una pluma de las más de cien que componen la pomposa cola.


Mientras la hembra parece siempre nupcial con sus plumas blancas, albas, torneadas de marfil tenue con la luz atardecida.


No sólo viven en los jardines de lujo, que construyeron primero los hindúes y luego en el mundo entero, sino que le gustan los bosques, las praderas y los campos; allí se alimentan de frutas, semillas, bayas, insectos, ranas y… serpientes, muy apreciadas por el hombre debido a esta circunstancia, ya que suelen consumir cobras y otras especies venenosas.


Incuban en un mes entre tres y seis huevos y deben cuidarse de los tigres, de los leopardos, de los lobos, de los jacales… Pero como emiten grandes gritos ante el menor peligro de acercamiento, esto les ha servido también al hombre como una importante alarma ante el peligro de acercamiento de estos depredadores.



Hermosas aves que nos regalan el milagro de la belleza viviendo… viviendo…



¡Gracias Blanka… gracias! Aquí su blog completo: Ojos de Caramelo